miércoles, 21 de marzo de 2018

Cómo hacer una mona de Pascua casera



Si el título de la entrada fuese una pregunta respondería que con mucha paciencia, porque no sé quién me manda a mí meterme en estos berenjenales. Mi relación con el chocolate y con las tartas no es todo lo satisfactoria que yo quisiera. Pero cuando se me mete algo en la cabeza no paro hasta que saco adelante la idea. No sé qué opináis, pero trabajar con chocolate, aunque sea solo para hacer un simple huevo, es muy complicado. Aviso de antemano para no engañar a nadie... claro, que esto también depende de las habilidades que cada uno tenga. Supongo que solo es cuestión de ponerles ganas, empeño, técnica y esfuerzo. Pues prácticamente como todo...



Cuando vivía en Jerez jamás hice una mona de Pascua. Allí la Semana Santa tiene un gran peso en la sociedad, en general se vive muy intensamente, no en vano está declarada de Interés Turístico Nacional y procesionan casi 40 hermandades durante toda la semana. Sin duda alguna es un gran evento religioso, social y cultural para la ciudad. Sin embargo, bajo mi opinión, la costumbre de las monas de Pascua no está arraigada. A no ser que la cosa haya cambiado estos últimos años y yo ni me haya enterado, que con esto de la globalización todo cambia a un ritmo vertiginoso. Quizás ahora si ves huevos y conejos de chocolate por las tiendas y supermercados, con tal de consumir, las tradiciones pasan de un lugar a otro como si se tratase de una epidemia. Sin ir más lejos, mira Halloween, en el rincón más recóndito de España te encuentras a una familia comiendo unas salchichas envueltas en hojaldre cubiertas de kétchup que simbolizan los dedos de un muerto llenos de sangre. Así es la vida.




Sin embargo, aquí en Barcelona (Cataluña en general), la tradición de las monas de Pascua está muy enraizada y es una pasada ver en los escaparates de algunas pastelerías o chocolaterías las cosas tan bonitas que hacen. Maestros pasteleros y chocolateros que trabajan el chocolate de una manera sorprendente y consiguen hacer verdaderas joyas de arte compitiendo en originalidad. El Lunes de Pascua es fiesta y las familias se reúnen en torno a la mesa (las abstinencias propias de las fechas se han terminado) y los padrinos regalan la mona a los ahijados. Lógicamente esta tradición se da en otros lugares de España (también de Europa), he mirado la Wikipedia y dice que es popular en varias regiones como Murcia, Valencia, Galicia, Aragón... y otras más. Quizás la figura del huevo es la más extendida, bien de chocolate o cocido en un pastel, adornados con pollitos, muñequitos y plumas de colores. Tengo entendido que el huevo simboliza el inicio de la vida.

Curiosamente mi madre me ha contado muchas veces que cuando era pequeña, en Algodonales, un bonito pueblo blanco de la sierra de la provincia de Cádiz, su madre le hacía por Semana Santa un hornazo, que consistía en un huevo cocido teñido con algún color, sobre un cortadillo o galleta y adornado con unas "palomitas" (que llama ella) que su propia madre hacía tostando azúcar. A sus ochenta y pico de años mi madre tiene un vago recuerdo de este hornazo y luego de mayor en casa jamás le dio por hacerlo. Lo que nunca ha faltado en casa de mis padres por Semana Santa ha sido el arroz con leche.




En definitiva, que me estoy liando, lo que quería contar es que cuando me vine a vivir aquí a Cataluña esto de las monas de chocolate fue para mí fue todo un  gran descubrimiento que me atrapó enseguida.

Así que algunos años me ha dado por hacer una mona y esta de hoy es la tercera que publico en el blog. Son sencillas, aunque siempre al menos siempre he intentado que sean vistosas. Si os interesa echar un vistazo las podéis encontrar en el índice o picando en la palabra "mona". Nada más ver la tableta de chocolate de Les Recettes de l'Atelier Naranja Confitada y la caja de Mikado Intense en mi caja de Disfrutabox de este mes supe que había llegado el momento de hacer otra mona este año.




Cada mes os cuento qué productos y novedades encuentro en mi caja de Disfrutabox y este, por supuesto, no iba a ser menos:

- D-VINITY Violet Moon NutriRepair Cream Carobels, acondicionador para el cabello que ayuda a regenerar y reconstruir la fibra capilar, las cutículas dañadas y las puntas abiertas.

- Desodorante Chilly Fresh, especialmente diseñado para las mujeres 100% frescura y 0% sales de aluminio que deja respirar la piel.

- Barritas Cereales Goden Grahams, una receta única en el mercado de cereales, maíz y trigo. Para disfrutar de ellas en cualquier momento.

- Manzana con Plátano, Fresa o Melocotón Gogo Squeez, es 100% fruta triturada sin azúcar, ni conservantes y sin aromas, Ideal para el almuerzo o la merienda.

- Mikado Intense, combina el clásico palito de galleta, bañado con intenso chocolate negro al 70%, una textura de caramelo y chispas de sal.

- Sopa Gourmet de Pollo de Corral Gallina Blanca, la nueva sopa destaca por la nobleza de sus ingredientes, elaborada con pollo de corral y fideos, para acompañarnos los días de frío.

- Green Tez y Mixed Berries de Tranquini, esta bebida nos ayuda a combatir el estrés y aumentar la concentración compuesta por ingredientes presentes en la naturaleza.

- Bon Roll de Uniconf, estos bombones son una colección de originales e innovadores sabores que e envolverán.

- Granini Tomate, solo con tomates procedentes de Italia y España, unos productos que disfrutan en mayor medida de los rayos de sol, con un sabor afrutado y salado al mismo tiempo.

- Les Recettes de l'Atelier Naranja Confitada Nestlé, una nueva gama de tabletas 100% inspiradas en el trabajo de un artesano, con los mejores ingredientes y extraordinarios sabores.

- Sirope de Arándanos Maple Joe, tiene un sabor ácido y a frutas silvestres, es un producto saludable y lleno de vitamina C

La caja es muy variada, con productos novedosos, ideal para los que nos gusta probar nuevas cosas por un buen precio, directamente en casa, con sólo suscribirte. Si te interesa recibir la caja de Disfrutabox sólo tienes que pasar por su web y seguir las instrucciones, es muy sencillo. Además obtendrás un fantástico descuento con el código OIDOCOCINA, así el precio de bienvenida será sólo 9.99 euros. Los siguientes meses tendrán el precio normal de suscripción, 15.91 €.




Los ingredientes que vamos a necesitar para hacer esta mona casera de chocolate son los siguientes:

- 4 huevos
- 75 gramos de azúcar blanca
- 25 gramos de azúcar mascabado
- 80 gramos de harina
- 20 gramos de maicena
- Una cucharadita de azúcar de vainilla
- Unas gotitas de aroma de limón (suelo usar piel de limón rallado, pero el día que hice el bizcocho       no tenía ningún limón en casa)
- 4 gramos de levadura química
- 2 tabletas de chocolate blanco fondant para postres
- 1 una tableta de chocolate negro fondant para postres
- 1 tableta de chocolate Les Recettes de l'Atelier Naranja Confitada Nestlé
- 1 caja de Mikados Intense
- Unas bolitas de chocolate para adornar
- Un bote de mermelada de naranja


Lo primero que hice fue el huevo de chocolate blanco. Para ello puse en un bol unas 4 onzas de chocolate blanco y las derretí en el microondas durante 30 segundos. Luego di 30 segundos más y finalicé con otros 15 segundos.

Una vez derretido el chocolate lo puse dentro de un  par de dos moldes de plástico con forma de medio huevo. Cubrí toda la superficie, dejé escurrir el sobrante y dejé enfriar. Luego repetí la acción 2 veces más, con la idea de conseguir una capa más gruesa de chocolate y así obtener el huevo.

Una vez enfriado el chocolate desmoldé ambas partes del huevo con sumo cuidado, bastó que entrara un poco de aire para que se despegaran por completo de los moldes.

Luego derretí otro poquitín de chocolate, lo esparcí por los bordes de cada mitad del huevo para poder unirlos y hacer que este chocolate actuase como pegamento. Así obtuve el huevo.

Antes de este huevo intenté hacer otro a dos colores, con unos moldes que compramos expresamente de una marca muy conocida. Fue un auténtico fracaso. Costaba la vida desmoldarlos. Yo me encargué de una parte y terminé cargándomelo al primer intento. Mi mujer se encargó de desmoldar la otra parte y lo consiguió, pero con gran esfuerzo, y eso que son antiahderentes. El tema "fracasos en la cocina" daría para más de un post. Por eso decía al principio que no sé quién me manda meterme en estos líos.





Recuerdo que hace mucho leí que el chocolate no deberíamos ponerlo nunca en la picadora porque se quemaba al accionar las cuchillas. Realmente no sé que hay de cierto en esto, es muy probable que algún experto chocolatero diga que es así y que no deberíamos hacerlo.

Pero yo solo soy un simple bloguero aficionado a la cocina al que no se le ocurría otra forma de obtener la textura con la que quería cubrir el huevo más que poniendo la tableta de chocolate en la picadora. Y exactamente eso fue lo que hice. Con la idea de obtener unos granos de chocolate de diferentes tamaños. Así que dicho y hecho: puse la tableta de chocolate Les Recettes de l'Atelier Naranja Confitada Nestlé en la picadora y obtuve los granos de chocolate.




Luego derretí otro poco de chocolate blanco en el microondas, en intervalos de 30 segundos. Pinté con con chocolate derretido y la ayuda de un pincel de silicona el huevo y antes de que se secara el chocolate lo bañé con los granos que había obtenido tras la picada de la tableta. Dejé enfriar en la nevera unos minutos y así obtuve mi huevo.





Llegado el momento "habemus huevo", casi tan importante en casa como el momento "habemus papam" en el Vaticano, tocó pasar el control de calidad, o lo que es lo mismo: que mi mujer le diese el visto bueno:

- Media sonrisa significa "no me gusta mucho, a ver qué le digo yo a este hombre para que no se moleste"

- Un sonrisa sin gran esfuerzo: "está bien, se podría mejorar"

- Una gran sonrisa: "me gusta"

- Un grito con una gran expresión en la cara y en sus ojos: "qué chulo, me encanta"

"Es mono" me dijo cuando le ensené el huevo de chocolate. Diplomática que es ella. No olvidemos que lleva toda la vida viendo monas de Pascua. Digamos que pasó el control de calidad con un éxito relativo, me quedaba por delante la tarea de hacer algo más para adornarlo. Y ahí me encontré solo ante el huevo de chocolate, decidiendo si hacía un bizcocho y lo acoplaba o simplemente lo integraba en una tableta de chocolate adornándolo un poco. Uno a veces se piensa que ha hecho algo así importante como la Sagrada Familia y está bien que te hagan ver que tampoco es para tanto...

Y así me vi: yo, don indeciso, ante el huevo, pensando qué hacer con él, si ponerlo sobre unas placas de chocolate con alguna forma más o sobre un bizcocho. Como cuando lo hice estábamos a puertas del fin de semana, al final ganó la idea del bizcocho, así tendría los desayunos del fin de semana resueltos. Indeciso soy un rato pero siendo práctico nadie me gana.



El bizcocho lo hice de la siguiente manera:

En un bol puse las claras de huevo con los 80 gramos de azúcar blanco y lo batí enérgicamente.

Luego añadí las yemas y seguí batiendo.

Entonces incorporé el azúcar mascabado, el azúcar de vainilla y las gotas de aroma de limón.

Por otro lado puse en un bol la harina, la maicena y la levadura química, lo mezclé todo y lo tamicé sobre el bol con los huevos batidos junto a los azúcares. Seguí batiendo con cuidado e integré todos los ingredientes hasta obtener la masa.


La mitad de la masa la puse en un molde de silicona cuadrado tamaño 16,5 cm x 16,5 cm y la otra mitad sobre uno redondo de 13 cm de diámetro con la idea de jugar con las formas y las alturas.

Horneé durante unos 25 minutos aproximadamente a 160º, cuando comprobé con un palillo de madera que el bizcocho estaba cocido por dentro.

Saqué ambos bizcochos de los moldes y dejé enfriar. Luego los corté por la mitad y les puse una capa de mermelada a cada uno de ellos.




El siguiente paso consistió en poner un bizcocho encima del otro y decidir si lo cubría simplemente con chocolate o hacía una ganache. Así que de nuevo me vi ante otro dilema. Al final me decidí por de nuevo derretir chocolate y cubrirlos, sin hacer la ganache. Me gusta mucho la cobertura dura de chocolate en los bizcochos, ya lo he hecho en más de una ocasión.

Por cierto, pienso que si el bizcocho no vamos a tardar mucho en comerlo, como fue nuestro caso, está bien rellenarlo de mermelada, pero se me ocurre que, si vamos a tardar más de un día, quizás sería bueno emborracharlo un poco con algún tipo de almíbar, para que no quede reseco. Es solo una idea.

Así que derretí en el microondas de nuevo chocolate negro y cubrí el bizcocho cuadrado. Antes de que se solidificase el chocolate le puse más granos de la tableta de chocolate que había  pasado por la picadora. 

Por otro lado puse en otro bol chocolate blanco y también lo deshice, con la idea de cubrir el bizcocho redondo.

Luego puse el bizcocho redondo encima del cuadrado con mucho cuidado. Antes de que se secase el chocolate coloqué encima el huevo y unas bolitas de chocolate sobre la base del chocolate blanco del bizcocho

Terminé cortando unos Mikados por la mitad y poniéndolos alrededor del bizcocho redondo, clavándolos en el cuadrado.


Y por fin acabé la aventura de la mona. Mi mujer cuando la vio terminado puso una sonrisa de oreja a oreja y terminó dándole el visto bueno, sobre todo cuando la probó. Sonrisa de oreja a oreja es un aprobado bien alto.

Quedó muy rico con los diferentes tipos de chocolate, además la naranja con el chocolate negro hacen un matrimonio perfecto. Nos comimos solo los bizcochos, el huevo lo vamos a aprovechar para hacer otra mona esta semana. Llamadme cutre, pero es que esto del chocolate es muy complicado, oiga...

Espero que paséis unas buenas vacaciones de Semana Santa, a mí tened por seguro que no se me ocurrirá hacer otro huevo de Pascua estos días, demasiado estrés jajaja 😄😄😄😄 Pero que no parezca que no os anime a hacer la receta, todo lo contrario, es laboriosa pero al final el resultado merece la pena.





Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Disfrutabox a la que agradezco su colaboración.

41 comentarios:

  1. Para mi que tu empeño ha dado sus buenos frutos, no solo te ha quedado una mona de lo más vistosa, también un bizcocho riquísimo. Disfrútalo con los tuyos siguiendo las costumbres del lugar, ya sabes, "donde fueres haz lo que vieres", si toca mona de pascua, hay que prepararla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bonitos recuerdos los de la infancia de tu madre, algo que se salía de la rutina y eran inmensamente felices, los niños de hoy tienen de todo y más, pero en fin, es la vida.
    El chocolate es algo difícil de trabajar bien, pero vamos que a ti la Mona te ha quedado de lujo, te voy a pedir que seas mi padrino.
    Este chocolate está de lujo, aquí la tableta ha caído sin más, trozo a trozo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuando era pequeña en mi casa también se hacia el huevo pintado de colores,la mona te ha quedado genial y si te la han aprobado con sonrisa de oreja a oreja .....
    el chocolate da mucho trabajo a si que me parece perfecta
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En mi casa no se ha hecho nunca el huevo de pascua pero este te ha quedado bastante bien. Yo este fin de semana he hecho una tarta de esas de galletas con chocolate y mira que es sencilla pues se me ha complicado de tal manera que acabé regiendo chocolate por todas partes jajajaja. Seguro que el bizcocho está de muerte. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Aqui las monas de pascua no se han visto en la vida a no ser en la tv no hay tradicion de ellas ,pero ya sabes que cuando se va a vivir a otro sitio al final uno termina con las tradiciones de ese sitio y las de uno , oye por que no disfrutar de todas ellas jajaja .
    Hace 29 años vivi en Barcelona un año ,una ciudad que me gusta mucho por cierto y a la que tengo ganas de volver con calma , una de las cosas que me llamo la atencion eran las monas que hacian en las pastelerias y con el paso de los años la cosa va a mas y son mas espectaculares ,la verdad es que es un regalo bien chulo para los peques de la casa o para una lamboreteira como yo que me pierde el chocolate jajaja.
    Aqui no hay tradicion para regalarle a los ahijados en Asturias se hace una bolla , la bolla que cuentas de la infancia de tu madre es una pena no consigas la receta , esas recetas tradicionales no deben perderse.
    No he catado tu mona pero yo solo con leer los ingredientes , el mimo con has echo el huevo y todo lo demas me tienes con unas babas que me llegan a las rodillas que lo sepas y mi sonrisa va mas alla de oreja a oreja.
    Y eso de ser cutre por no comerse el huevo para hacer otra mona ,na de naaaaaa ,con el trabajo que te ha dado y lo divinisimo que se ha quedado bien merece vestir otra mona .
    Disfruta de la semana santa a mi me toca trabajar para no variar.
    Bicos mil wapo.

    ResponderEliminar
  6. Javier yo para los dulces soy patosa, así que si ahora me dices que hacer esta mona no es tan fácil, pues ya ni lo intento. Porque aunque no lo parezca por las recetas que publico en mi Blog, no soy de paciencia en la cocina, en cuanto algo me falla ya me pongo muy nerviosa y casi no puedo continuar.

    Ya me puedo imaginar los escaparates en Cataluña llenas de figuras de chocolate, es todo un arte.
    Y veo que a ti también te ha quedado tu mona de arte. Está preciosa!! A ver ahora quien la rompe jeje

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Madre del amor hermoso, Javier. No quisiera yo que me sacaran una foto ahora mismo porque no iban a parar de reír todos aquellos que la vieran. Estoy como una niña chica salivando y te aseguro que me comería un trozo ahora mismo con un placer tremendo. ¡Qué tentación más ricaaaaa!

    ¡Te ha quedado de lujo!

    Mira que yo no soy de dulces, como se puede comprobar en mi blog porque hay más platos salados y porque solo los hago cuando nos reunimos con amigos. Ahora bien, por un trozo de chocolate "mato". Así que me has ganado. ¡Ja, ja, ja!

    Besitos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  8. Sorprendida, admirada por tu habilidad porque hay que reconocer que eres un manitas con paciencia.
    Si te digo la verdad, yo ya ni lo intento, sería incapaz.
    Solo me queda felicitarte.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  9. Un buen trabajo Javier.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  10. Hola javier la tradiccion por aqui en el sur sigue igual las monas no se ven ,aqui torrijas y arroz con leche, te quedo muy bonita y rica seguro , tiene un trabajo Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Si que es verdad que el chocolate es difícil de trabajar, pero por el resultado final veo que te ha quedado muy bien y desde luego que me imagino que debe de estar o estaba riquísima, que es lo que importa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Hola Javier!! Para mi también me resulta muy complicado trabajar con chocolate, y más para hacer algo así con él o trabajarlo finamente. Para mí, tu esfuerzo vale mucho, y lo que digo siempre, lo importante es que esté buena, y esta mona de pascua tiene pinta de estarlo, de verdad. Claro, si lo comparas con esos estupendos trabajos que hacen los confiteros de verdad, pues tendrá sus fallos, pero para los blogueros, como nosotros, valoramos más nuestro empeño, que oye, de eso tenemos un rato.
    En Valencia ciudad también se ven monas de pascua como las de Cataluña, pero sólo en confiterías especializadas, lo típico de verdad, es una mona de pascua que es como un bollo, tipo brioche, con el huevo de colores en el centro, bueno, ahora más con el huevo de chocolate tipo kinder. Cuando era pequeña, recuerdo que tenía anisillos de colores en la superficie y el huevo duro en el centro de colores, y nos la comíamos el domingo de pascua todos los amigos en algún lugar cercano al pueblo, en el monte. Nosotros, al vivir cerca de un río, nos íbamos a él para pasar el día y la tarde allí junto con nuestro bocadillo para comer, y la mona de pascua para merendar.
    Ahora, sigo comiéndome ese día el mismo tipo de mona, pero la he cambiado por la que va cubierta de chocolate, he sabido adaptarme a los tiempos, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Javier,y bien mona que te aquedado,con lo complicado que es el chocolate para tyrabajarlo,que se atempera mucho, que se enfria pronto,pero al final una obra de arte

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Pues a pesar de todo te has currado una magnifica mona, muy original y que seguro que te habrán hecho la "ola" en casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bueno es que en Barcelona lo de las monas es un escándalo...La hermana de mi madre vive allí, y me moría de envidia cuando los padrinos de mis primos llevaban las monas a sus ahijadas....madre mía...eran preciosas....Claro, aquí nada de nada lo que tu dices, en las pastelerías ahora hay de todo...pero aquí mona de pascua no existe como en cataluña, pasa lo mismo que en el sur.
    Te ha quedado genial....
    Un beso y FELIZ SEMANA SANTA
    Que vosotros los andaluces la celebráis muchísimo....nosotros la celebramos pero menos....en andalucía, es una pasada...estuve en Sevilla hace 30 años y desde luego..hasta lloré.
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  16. Oye, pues te ha quedado una mona bien curiosita, vamos!! Yo soy poco de dulces pero la verdad es que lo poco que he hecho, como soy también muy cabezona, no me ha quedado demasiado mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Javier me ha encantado la entrada de hoy, cargada de recuerdos en torno a la Semana Santa.

    Yo vivo en Andalucía, entre Jaén, Córdoba y Granada y te aseguro que la tradición de las monas de Pascua la conocemos gracias a la televisión (hace años que en las noticias el lunes después de semana santa hablan de estas monas igual que hablan del roscón el día 6 de enero) y a la blogosfera. Así que tranquilo, que esta costumbre aún no la hemos copiado.

    Los hornazos de los que tu madre te hablaba son también típicos de la zona de Jaén y Córdoba. En Priego de Córdoba se llevan atados a la cintura desde el jueves por la tarde, toda la noche, y se comen el Viernes Santo por la mañana, cuando el Cristo ha subido al cerro y ha bendecido a los feligreses (que me perdonen los de Priego si mis recuerdos fallan)

    En mi pueblo era típico comerlos el último fin de semana de Abril cuando la cofradía de la Virgen de la Cabeza emprendía el viaje para llegar al Cerro del Cabezo para la festividad de la Virgen.

    Hace mucho que no los veo, pero bien es cierto que visito la panadería con poca frecuencia. Yo los recuerdo más como un pan con el huevo en el centro (aquí era un huevo cocido sin más adornos ni tintes ni nada de nada)que como un brioche, pero son muchos años los que han pasado.

    En fin, has abierto la caja de los recuerdos.

    En cuanto a tu mona yo la veo muy bien. Trabajar el chocolate es todo un arte y creo que te ha quedado una mona apetecible y con mucha armonía. Yo al menos estaría encantada si alguien me la regala ja ja ja

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  18. Hola Javier, pues se te metió en la cabeza y lo has conseguido d¡sobradamente. vaya lujo de mona!! Si a mí me quedara la mitad de bien que a tí, t¡ya me daría por satisfecha. Un beso!!

    ResponderEliminar
  19. Hola Javier
    Ha sido muy divertido leer tu entrada de hoy, sobre todo en lo referente a la valoración de las monas de Pascua por parte de tu mujer.
    Respecto a ese tema de las monas, es cierto que en Cataluña tienen mucha tradición en esta materia, en cambio Jaén, y en general en el sur de España, celebran más la Semana Santa que la Pascua.
    En esta época del año en los escaparates de muchas pastelerías se ven auténticas obras de arte, yo me pasaría horas mirándolos.
    Tu mona, no solo la de este año, sino las anteriores que tienes publicadas, te han quedado perfectas, no me creo eso de que no tienes mano para el chocolate, más bien parece lo contrario, pareces un experto en el tema.
    No dudo que te haya resultado pesado hacerlas, pero el resultado bien ha merecido la pena.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  20. Hola Javier! Qué rica se ve la mona, y ese chocolate y mikado que muestras me gustaría probarlos.

    La mona te ha quedado perfecta!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Javier , todo se te da bien y todo te queda bien eres un crack
    besinos

    ResponderEliminar
  22. Tienes mi admiración pa'siempre jamás. Yo soy muy inútil para las cosas delicadas de repostería, ya me cuesta adornar una simple tarta como para ponerme a hacer una señora mona, eso son palabras mayores! Si fuera capaz de hacerla te prometo que la enmarco y prohíbo que se acerque nadie, jajaja. En fin, todo ese chocolate debe estar de muerte, el bizcocho también y relleno de mermelada y lo que me pongas, yo te hago la ola.
    Besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  23. Hola! Alucinada me dejas con la mona casera, pero qué bonita queda y qué arte que tienes, me encanta :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  24. Hola Javier, te quejas pero si te ha quedado muy mona, nunca mejor dicho, verdad?pero si es verdad para que nos vamos a engañar facil, facil no es.
    Por cierto es verdad que cada ciudad tiene sus costumbre aquí en Cataluña la mona es algo que se celebra mucho y por todas las pastelerías y super mercados hay y sin embargo allí en Andalucía la semana santa esta relacionada lo religioso y procesiones, es lo que tiene cada lugar se celebra de distinta forma.
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Lo de la repostería como una de las bellas artes, te ha salido tremenda, pero el tute de trabajo sí tiene pinta de que te lo has dado. Un besote.

    ResponderEliminar
  26. Javier, espectacular te ha quedado esta mona,
    Vamos que ademas de buen fotografo y buen cocinero, pues tambien eres un gran pastelero.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Te ha quedado deliciosa, a mí para mi cumple me acaban de regalar un aparato para hacer chocolate como huevos, así que lo voy a emplear a la semana que viene para realizar huevos de Pascua. Un besote y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  28. Te felicito Javier por tu obra y por tu tenacidad, gracias a ello nos plantearemos más de uno meternos en camisas de once varas. Ha sido todo un acontecimiento ir leyendo cada frase con la inquietud normal de estos casos. Pero al final lo has logrado, no te he visto flaquear, yo habría tirado la toalla ¡¡¡bien Javier!!!
    Es una pena no poder probar un trocito. Besos.

    ResponderEliminar
  29. Una receta de lujo digna de copiar,pero tu eres el maestro en esto y como me gustaría tener un trocito,abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Javier , para mi las monas de pascua son como una atracción fatal, veo un escaparate y me quedo fascinada. Cada año hago 11 para mis 11 sobrinos, algunos ya un poco mayorcitos pero es igual siguen queriendo. Te puedo decir que te ha quedado muy bonita, y seguro que deliciosa por dentro. El aspecto no engaña. Feliz semana Santa.

    ResponderEliminar
  31. Impresionante ese huevo lleno de sabores intensos y contrastados, el chocolate y la naranja ya de por sí son una apuesta segura, si encima lo combinas como lo has hecho tu...Vamos que la sonrisa de tu mujer es de las que hacen que se oxiden los pendientes!!! Fantástico y lo de aprovechar el huevo...Pues yo también lo haría.

    ResponderEliminar
  32. Hola Javier. Lo cierto es que yo como soy un manazas no se me va a ocurrir, vamos ni por asomo, intentar hacer una mona de pascua. Me gusta el chocolate pero de ahí a intentar hacer esta obra que has hecho tú va un largo trecho jj.
    Una mezcla de sabores impresionante y que sin duda habrá hecho las delicias a todos los que hayan tenido la suerte de poder saborear esta maravilla que nos presentas.
    Que disfrutes de estos días de Semana Santa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola guapetón!!!
    Desde luego no me extraña que tu mujer sonriera de oreja a oreja, la obra lo merece. Desde ya te digo que no soy capaz de meterme en semejante berenjenal y que has hecho bien en aprovechar la obra de arte para hacer doblete jajaja
    Lo dicho, un sabor impresionante y mejor pinta.
    Besotes mi niño.

    ResponderEliminar
  34. Hola Javier no me seas modesto que te ha quedado un mona muy bonita, puedes estar bien orgulloso de ella....con tu permiso me llevo mi trocito ejej..un besito...

    ResponderEliminar
  35. tienes toda la razón, aquí en Catalunya el tema de las monas es impresionante, hay verdaderas obras de arte, y la tuya te ha quedado muy, muy bien

    ResponderEliminar
  36. wooww que buena pinta Javier! que envidia! yo este año me quedo sin mona! pero seguro que me invento un postre igual de rico!! besos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  37. Javier, vaya curro que tiene hoy tu receta, Es verdad que a mí nunca se me ha ocurrido hacer una mona de Pascua y menos regalarla ya que esa es solo una costumbre catalana de regalarla a los ahijados. En Madrid nada de nada y en Cádiz ya sabes que tampoco, como lo de las salchichas envueltas en hojaldre cual "dedos sangrantes" me parto... ja ja ja Por ahí tampoco he pasado, aunque de pequeña al ir a un colegio americano te podrás imaginar qué de sangre, arañas, telas de arañas y muertos hacíamos en clase...lo mismo que los brillos en San Valentín, jamás celebradas en mi casa aunque sí se lo contaba a mis niños y estaban alucinados. Aquí entonces nada de nada, afortunadamente...ja ja ja
    Bueno, vaya cómo me he enrollado. Tu mona ha quedado genial eres un valiente, ¡a mí me tienen que matar!

    Besos y buena Semana Santa (que tenéis el lunes fiesta encima...)a descansar se ha dicho.

    ResponderEliminar
  38. Hola Javier! Tu empeño valió la pena, enhorabuena por el resultado, a mi me encanta y además de bonito nada más verlo da unas ganas locas de comérselo todo!! El problema que tuviste con los moldes quizás sea por no atemperar el chocolate, nunca he trabajado con ello pero tengo entendido que lo más importante para conseguir figuras de chocolate es atemperarlo... En fin, ya me dirás jeje! Yo estoy babeando ante tu trabajo!! Un besito !

    ResponderEliminar
  39. Hola Javier! , en Alicante tenemos otro tipo de monas, pero a una como la tuya no me resistiría, porque te ha quedado preciosa y por lo rica que debe estar!! ñam ñam!!

    ResponderEliminar
  40. mais uma vez digo wuaonh ficou 5* parabens mt bonito mesmo e com sabor a laranja adoro hummm bjs

    ResponderEliminar
  41. Me encantan las tradiciones de dulces de Semana Santa de las distintas partes de España.
    Y esta mona te ha quedado espectacular, además debe de estar para morirse de rica.
    Un besote.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por la cocina y dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...